Dieta balanceada

No se puede exagerar la importancia de la alimentación en la vida de las personas.

En este sentido, una dieta equilibrada ayuda a alcanzar este estado de bienestar, ya que lo que se consume repercute en la salud física y mental. Una dieta equilibrada consiste en consumir una variedad de alimentos en proporciones suficientes para proporcionar al cuerpo la energía y la nutrición que necesita para crecer y desarrollarse adecuadamente.

Se puede llevar una vida más equilibrada combinando una buena hidratación y ejercicio frecuente. Es fundamental estar bien informado para poder elegir alimentos más saludables. De esta manera, podrá alimentar su cuerpo y a la vez sentirse lleno.


A continuación, se presentan cinco características de una dieta correcta. Tenga en cuenta estos consejos de nutrición, ya que le ayudarán a planificar sus comidas y las de su familia.

Un suministro adecuado de alimentos

La dieta se relaciona frecuentemente con la "restricción" y el "hambre". Sin embargo, la ración debe ser suficiente y adecuada en una dieta equilibrada para:

  • Proporcionar energía y nutrición.
  • Tener un peso adecuado.
  • Hacer que el cuerpo ejecute sus funciones.

Todo para todos, esencial para una dieta equilibrada

Todos los miembros de la familia deben incluir proteínas, hidratos de carbono, grasas, vitaminas, minerales y agua en sus comidas para proporcionar una dieta bien equilibrada.

Las grasas son macronutrientes que el cuerpo utiliza para obtener energía y son necesarias para absorber las vitaminas liposolubles, generar hormonas y favorecer el desarrollo y el funcionamiento adecuados del cerebro y el sistema nervioso.

Sólo hay que tener cuidado con las fuentes de las que se obtienen.

Asegúrese de consumir grasas saludables como las que se encuentran en la mayoría de los aceites vegetales y en alimentos como el pescado, el aguacate y los cacahuates.

Proporciones adecuadas de los alimentos

Cuando se trata de una dieta equilibrada, es fundamental mantener las proporciones en el plato.

Para recibir los nutrientes necesarios, los alimentos deben presentarse en cantidades adecuadas y equilibradas entre sí.

Cuando se trata de ofrecer porciones adecuadas, el enfoque del plato puede ser realmente útil.

Considere la posibilidad de dividir el plato en cuatro mitades y disponerlas de la siguiente manera:

  • ¼ porción para carnes, pescados y huevos.
  • ¼ porción para cereales, tubérculos y legumbres.
  • 2/4 de porción para las frutas y verduras.

Recuerde mantenerse hidratado bebiendo al menos 2 litros de agua al día.

Sabores y colores

Cuando consume una dieta equilibrada, seguro que aprecia la variedad.

Comer será más alegre e interesante si utiliza combinaciones de comidas creativas y atrevidas.

Además, cuantos más colores, sabores y texturas haya en su plato, más nutrientes obtendrá de él.

Los alimentos en buen estado son un componente importante de una dieta equilibrada

Una vez que se ha elegido la comida, es fundamental que no se ponga en peligro la salud al comerla.

¿Pero cómo ocurre esto? Una conservación inadecuada o la falta de higiene en el proceso de preparación pueden tener un impacto significativo en el organismo del ser humano.

Por ello, debe ser precavido y evitar cualquier forma de contaminación.

La limpieza en la preparación y el consumo de alimentos ayudará a apreciar plenamente los beneficios de una dieta equilibrada.